Algo se está moviendo en Barcelona

Algo se está moviendo en Barcelona

Barcelona se vuelve cada vez más una ciudad comercial, lujosa, pensada para el turismo, y Passeig de Gràcia se parece cada vez más a los encantadores Champs Elysees parisinos.

BlogInfinityInner post1 Algo se esta moviendo por barcelona 1

La sociedad inversora KKH Property Investors ha comprado el edificio del Deutsche Bank, por 90 millones de euros, el cual era propiedad de tres familias andorranas que a su vez lo adquirieron en 2002. La sociedad inversora está participada por KKH Capital Group, de Josep Maria Farré, y Perella Weinberg, un fondo internacional con sede en Nueva York (Estados Unidos).

El nuevo propietario tiene previsto transformar el edificio en un hotel de cinco estrellas de gran lujo y albergar locales comerciales, con grandes marcas internacionales. Se abre ahora un periodo de recepción de ofertas para hacerse con la explotación del cotizado edificio, compitiendo según parece las cadenas Four Seasons y Kempiski.

La transacción coincide con las obras de mejora de la avenida de la Diagonal, en el tramo comprendido entre el Passeig de Gràcia y la plaza de Francesc Macià. La intervención dispone la ampliación de las aceras de la Diagonal, según proyecto del arquitecto Esteve Terradas, así como la instalación de un nuevo pavimento para todo el espacio peatonal. Las baldosas son de color gris claro, cuadradas, y reproducen hojas de plátano, árbol característico de muchas calles de Barcelona. Las piezas cuentan con innovaciones técnicas relevantes que le dan más resistencia, facilidad de limpieza y propiedades antideslizantes. El diseño se completa a partir de la yuxtaposición de grupos de cuatro baldosas, ya que cada una de estas tiene una parte de la hoja, y un rugoso relieve de 2 milímetros, con una leve pendiente de menos del 0,5%, para facilitar el drenaje del agua de la lluvia o de riego, según la información técnica del Ayuntamiento.

En total, se prevén instalar unos 24.000 metros cuadrados.

La propiedad intelectual de este nuevo elemento del paisaje urbano barcelonés es del estudio Terradas Arquitectes, creadores del diseño, mientras que la propiedad industrial es del consistorio que tiene los derechos como en cualquier otro elemento de mobiliario urbano. Su fabricación corre a cargo de la empresa Escofet, una marca emblemática del paisaje barcelonés, que ya en 1906 ganó el concurso para pavimentar las aceras de Barcelona, con el popular panot, loseta con el típico dibujo de flor con cuatro semicírculos rodeando otro círculo central.

La escasez de metros cuadrados de Passeig de Gràcia hace que se busquen alternativas más económicas y, por tanto, más asequibles, especialmente para el mercado nacional, y por eso se está embelleciendo esta Diagonal, para que constituya el eje comercial que Barcelona necesita, a continuación del Paseo de Gràcia. Paulatinamente, esta avenida se irá llenando de marcas comerciales que pondrán a esta arteria en el puesto que se merece, dentro del entramado barcelonés.

Dependiendo de quién acceda a esas instalaciones, la zona derivará hacia unos objetivos u otros. Por ejemplo, a nivel urbanístico, se tendrá que planificar pensando en una mayor afluencia de público, y a nivel inmobiliario, ya que marcará la pauta para las futuras transacciones inmobiliarias. El mismo caso que ha representado la tienda Apple que ha variado el flujo peatonal de la Plaza Catalunya, que hasta la fecha era la esquina peor calificada del carismático enclave, la torre Agbar en la plaza de las Glòries, el Hotel Arts en la Villa Olímpica, o el Hotel Vela en la zona de la Barceloneta. Lo mismo se intenta que suceda con la tienda de Mango en la Rambla, por poner otro ejemplo.

BlogInfinityInner post1 Algo se esta moviendo por barcelona 2

La del Deutsche Bank es una de las grandes operaciones del mercado terciario en Barcelona en los últimos meses. La preceden Axa, que batió el récord del año al hacerse con la Torre Telefónica, ubicada en el Fórum de Barcelona, por 107 millones de euros al Consorcio de la Zona Franca (CZFB), Hispania, la sociedad participada por el magnate George Soros, la cual se hizo con dos edificios de oficinas de 18.500 metros cuadrados en el centro comercial Glòries de Barcelona por 40 millones de euros, o la del dueño del imperio Inditex, Amancio Ortega, quien se hizo con la antigua sede de Banesto, en la plaza de Catalunya de Barcelona.

Todo este ir y venir de cifras y transacciones debería ser el resultado de una estudiada planificación, que no debería improvisarse ni ir asentándose como si fueran setas en un bosque. Debería responder a un criterio experimentado que marcaría las pautas de una nueva ciudad. Barcelona merece la pena.

Pero cuál es la Barcelona que yo quiero? La de los hoteles de lujo y tiendas de grandes marcas inasequibles en las que sólo pueden comprar los turistas de alto nivel, o la de los paseos, la que te deja perderte en los ensanches, la de los museos, la de Gaudí, la del cielo azul, …..?

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.
InfinityInner

Cron Job Starts