Bjarke Ingels, l’enfant terrible de la arquitectura actual

Bjarke Ingels, l’enfant terrible de la arquitectura actual

Bjarke Ingels es un arquitecto danés, que dirige el estudio de arquitectura BIG Bjarke Ingels Group, el cual fundó en el año 2006. Estudió Arquitectura en la Royal Academy en Copenhague y en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona. De 1998 al 2001 trabajó para OMA [Office for Metropolitan Architecture] y directamente para Rem Koolhaas en Rotterdam. En el 2001, Bjarke volvió a Copenhague y, junto a Julien de Smedt, fundó el estudio de arquitectura PLOT. El estudio creció rápidamente, recibiendo atención internacional por sus creativos diseños. Fue premiado con el León de Oro en la Bienal de Arquitectura de Venecia en el 2004 por la propuesta de la nueva casa de la música para Stavanger, Noruega. Su primer gran logro fue el premio ganado por VM Houses en Ørestad, Copenhague en el 2005. A pesar de su éxito, el despacho fue disuelto en enero del 2006. Fue entonces cuando Bjarke creó BIG, mientras su ex-compañero Julien de Smedt fundó JDS Design.

InfinityInner Blog Post 22 Bjarke Ingels enfant terrible arquitectura actual 1

Es la nueva figura de la arquitectura mundial, y ha publicado su ideario Yes Is More (Sí es más) en formato de cómic. Guste o no, como todo, no se le puede negar su capacidad de venderse bien y de desarrollar un discurso demagógico amparado por la aseveración de que tiene el secreto para hacer buenos edificios, públicos o privados, o planear con decencia y éxito el urbanismo de barrios y ciudades: basar los proyectos en "grandes sueños" y no en "sacrificios y dolor". El éxito de este arquitecto reside en realizar una arquitectura pragmática, en un perfecto equilibrio entre lo social, lo económico y lo ambiental.

Algunas de las frases de Bjarke Ingels resumen a la perfección lo que debería prodigar la práctica de la arquitectura actual: “Los arquitectos deben convertirse en diseñadores de los ecosistemas. No sólo ser diseñadores de hermosas fachadas o hermosas esculturas, sino de los sistemas de economía y ecología, en los que canalizar el flujo no sólo de personas, sino también el de recursos a través de nuestras ciudades y edificios”.

InfinityInner Blog Post 22 Bjarke Ingels enfant terrible arquitectura actual 2

Actualmente, está trabajando en una renovación integral del complejo de museos del Smithsonian (19 pinacotecas y un zoológico, además de decenas de pequeñas y medianas construcciones más) con 1.700 millones de euros de presupuesto y un plazo de 20 años.

En unas declaraciones distribuidas por el museo, Ingels habla de su idea de ciudad como "un viaje que nunca se acaba (...), un proyecto en marcha que debe ser creado y recreado constantemente mediante la renovación, la modificación, y la adaptación". Para lograr estos objetivos, el danés declara que los elementos cruciales para cualquier proyecto son cinco: "un gran presupuesto, materiales más baratos, clientes valientes, normativas más elásticas y vecinos más tolerantes".

Para él, la Arquitectura es el arte y la ciencia de asegurar que nuestras ciudades y edificios se ajusten a la manera en que queremos vivir. El mundo se encuentra inmerso en un continuo proceso de evolución y con él debe evolucionar nuestro entorno. “Como seres humanos, no tenemos que aceptar el mundo tal como es. Podemos, realmente, crear el mundo de nuestros sueños”. Como arquitectos, debemos ser testigos de estos cambios, ver hacia dónde se dirigen y asegurarnos de que lo que hacemos sea lo adecuado para nuestro entorno, en vez de imponer nuestro criterio unilateralmente. Con este razonamiento, está asumiendo la capacidad de experimentación de esta ciencia, y con su práctica, la sostenibilidad hedonista, como muchos califican su estilo de proyectación.

En un reportaje para la Deutsche Welle, Ingels dice que apuesta por la arquitectura que ahorra en recursos pero derrocha espacio. Defiende la “sostenibilidad hedonista”. “La sostenibilidad debe servir para mejorar la calidad de vida y no para hacer grandes sacrificios o padecimientos”, afirma.

Efectivamente, la sostenibilidad no debe ser un objetivo que arrasa y triunfa por encima de todo, sino que debe ser un reto para el profesional que busque soluciones arriesgadas para conseguir un entorno óptimo para la vida humana.

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.
InfinityInner

Cron Job Starts