Diseño y Personalización de la cocina

Diseño y Personalización de la cocina

La cocina cada vez es un espacio más abierto y multifuncional. Lejos queda ya el recinto limitado al desarrollo de actividades culinarias por parte del ama de casa. Actualmente, la cocina es un lugar de encuentro colectivo, donde se reúne la familia, se hacen tertulias, se hacen deberes, y sólo por eso adquiere gran notoriedad. En un segundo plano, aunque no por ello menos importante, quedan las funciones de preparación de comida, cocinado, lavado y almacenaje.

BlogInfinityInner cocinaresidencial eficiencia diseno 1

A partir de ahí conviene un escrupuloso análisis del estilo que se va a escoger, y el mobiliario con todas las prestaciones que precisemos. Rústico, contemporáneo, lacado, con predominio del acero y vidrio, etc., existe una amplísima variedad de opciones, que seguro responden a las expectativas de los usuarios. Pero además de la estética, prima esa versatilidad que comentábamos anteriormente y que se evidencia en muebles con ruedas o mesas multifuncionales.

Arquitectura y Diseño, claves para una cocina funcional

Además de la distribución del espacio y de la colocación de muebles y electrodomésticos también es importante tener en cuenta los detalles. Por ejemplo, el uso de sistemas de apertura asistida integrados en los cajones, módulos de rincón totalmente accesibles, cajones angulares, cestas y bandejas extraíbles, giratorias…, todo ello para aprovechar cada uno de los rincones disponibles.

BlogInfinityInner cocinaresidencial eficiencia diseno 2

Otro de los puntos clave a la hora de hablar de eficiencia en la cocina es el triángulo de trabajo: el resultado obtenido al trazar tres líneas imaginarias entre el frigorífico, el grifo y la zona de cocción. Una impecable coordinación en este aspecto, será clave para poder trabajar de una forma cómoda y eficaz en la cocina.

Para trabajar cómodamente y contar con espacios amplios, una de las ideas que se ha popularizado es la necesidad de contar con espacios amplios. Se consigue eliminando paredes, ampliando las aberturas existentes o creando aberturas a otras habitaciones, en fin, integrando la cocina con otros espacios de la vivienda. Esta idea, además de ser cómoda para toda la familia y hacer el espacio más diáfano, es una tendencia que se ha popularizado en los nuevos proyectos. Aprender a integrar espacios es fundamental y sobre todo si se trata de vivir en lofts o en pisos de tamaño reducido.

Otro recurso para que los espacios parezcan más amplios es iluminarlos de forma adecuada. Por ejemplo, instalando luces sobre las encimeras para iluminar todos los rincones o iluminando interiormente los armarios, etc. Si bien se agradece la luz natural, debe limitarse si existe un exceso que podría estropear rápidamente los alimentos. Los colores claros amplifican el efecto de la luz natural y artificial, haciendo que la cocina se vea más grande.

En la cocina se concentran un gran número de electrodomésticos. Una buena estrategia consiste en adquirir los que cumplen más de una función, por ejemplo, lavadoras con secadora incluida, hornos con microondas, batidoras con licuadoras, amasadoras, etc. Son perfectos para aprovechar espacio en cocinas pequeñas.


El diseño del espacio: trabajo, almacenamiento y lugar de convivencia familiar y social

Algunos estudios han determinado que la funcionalidad es más importante que la estética en la cocina. La clave está en la organización, en tener todo en su lugar y para ello, todo debe tener un lugar. Parece un trabalenguas, pero no lo es.

Para el trabajo de preparación de alimentos, se ha de disponer de encimeras de amplias dimensiones, que permitan el trabajo a gusto, próximas al área de almacenamiento y, si puede ser, al de lavado, ya que de esta manera nos aseguramos un espacio más para preparar alimentos que precisen ser lavados, como por ejemplo frutas o verduras.

En la zona de la cocina es uno de los sitios donde más se necesita áreas de almacenamiento, para tener disponibles todos los utensilios que se precisan, de forma más o menos frecuente. Por lo que a veces es necesario recurrir a grandes dosis de imaginación para optimizar el espacio disponible. Cestas extraíbles, botes herméticos, separadores de cajoneras, baldas y un sinfín de artículos ayudan a la funcionalidad en el espacio donde más se necesita.

La consideración de la cocina como un espacio de valor añadido para el conjunto de la vivienda se ha arraigado mucho en las últimas décadas, ya que refleja un nuevo concepto de vida, en el que las tareas domésticas se reparten, y una distribución del tiempo en que los miembros de la familia sólo se unen en las horas de las comidas.

La concepción del comedor como estancia aislada está desapareciendo y se muestra una tendencia a compartir e integrar el espacio de la cocina por todos los miembros de la familia, encontrando un rincón que integre varias funciones. Este proceso tiene su origen en dos hechos coincidentes en el tiempo: el nacimiento de los movimientos de liberación de la mujer y la reducción o supresión del personal de servicio doméstico. Esta evolución plantea ya a partir de los años treinta la integración de la cocina en las zonas comunes de la casa. Frank Lloyd Wright integró ya cocina o workspace, comedor y sala en una gran zona común. Esta tendencia es lo que básicamente se observa en los proyectos de nueva planta.

Por contra, este programa no permite el aislamiento de olores o ruidos que produce la cocina, aunque se hayan minimizado mucho gracias a los avances tecnológicos en el sector de los electrodomésticos, con continuas mejoras en la extracción de humos o con aparatos más silenciosos, cuya publicidad inunda nuestra programación televisiva.

Equipamiento de última generación y diseño para la eficiencia de la cocina doméstica

La electrónica de consumo es de uno de los sectores que más avances ha introducido en sus productos. La implantación de la tecnología digital en electrodomésticos tan comunes como frigoríficos, lavadoras, hornos, lavavajillas, ha dado lugar a una nueva generación de dispositivos que combinan las funciones típicas de cada uno con sistemas de procesamiento, automatización y control adicionales.

Por ejemplo, en el sector de los frigoríficos ha surgido una nueva generación que permite, a través de una pantalla frontal LCD, la comunicación y la interacción bilateral con el usuario. Es posible dotarlos de sensores, Internet, programarlos para seleccionar la temperatura concreta según los alimentos que haya en su interior, la opción de enfriamiento rápido, informar al usuario de los alimentos que se encuentran en malas condiciones, o sistemas de frío inteligente encargados de mantener la temperatura constante sin que pueda afectarles la temperatura exterior. En el caso de los lavavajillas son capaces de optimizar de manera automática cada lavado y lavar eficientemente en función de la suciedad o del nivel de carga. Hay hornos que cocinan más rápidamente, se limpian automáticamente, e incluso disponen de memoria capaz de almacenar cientos de recetas con los requerimientos de regulación de calor apropiados para cada ocasión. Las lavadoras cuentan con programas especiales que se adaptan al tipo de ropa que se quiere lavar o sistemas que permiten acortar o alargar el ciclo de lavado (ahorro de energía). O un nuevo concepto de campana totalmente flexible y móvil que se instala justo donde se necesita, en versión de píe, pared y techo, con estética retro industrial.

Diseño para una cocina residencial altamente eficiente

Las cocinas son una de las áreas que más investigación ha llevado a cabo en los últimos años, comportando grandes cambios e innovaciones, muchas de ellas influenciadas por el esplendor de la cocina profesional.

Los electrodomésticos son equipamientos de uso común en nuestras viviendas. Comprar equipos eficientes es importante y sencillo de identificar, gracias a la etiqueta energética que permite al consumidor conocer de forma rápida la eficiencia energética de un electrodoméstico. Progresivamente van apareciendo nuevas clases más eficientes, A+, A++ y A+++. Debemos tener esto en cuenta a la hora de comprar un electrodoméstico, ya que esta eficiencia se verá traducida en importantes ahorros energéticos y por lo tanto económicos. La eficiencia aumenta también con un mantenimiento periódico de los equipos.

Como decimos, para poder hablar de eficiencia, hemos de recurrir a clasificaciones energéticas de cada uno de los electrodomésticos que ahí se emplean. Por ejemplo, las cocinas se clasifican principalmente en función de la energía utilizada: pueden ser a gas o eléctricas. Las cocinas a gas son más eficientes que las eléctricas, aunque estas últimas sean las más comunes. Las cocinas eléctricas pueden ser mediante placas de resistencias, en las que el calor se produce con el calentamiento de resistencias y se transmite mediante placas metálicas, siendo el tipo de cocina que mayor consumo energético tiene, ya que tanto la producción como la transmisión de calor son muy ineficientes; la placa vitrocerámica eléctrica, con consumos y tiempos de cocción elevados; la placa de inducción, que transmiten el calor mediante campos magnéticos, por lo que se reduce su consumo energético y el tiempo de cocción que requieren. Sin embargo, el consumo de la cocina depende de los hábitos de consumo de la familia. Para el mismo consumo, las cocinas a gas son las más eficientes y rápidas. Las vitrocerámicas de inducción serían menos eficientes que las de gas, aunque las más eficientes dentro de los sistemas eléctricos. Las vitrocerámicas convencionales con consumos y tiempos de cocción mucho más altos y por último las cocinas de resistencias, las más ineficientes.

En el caso del horno, también depende mucho de la forma en cómo lo utilicemos, conociendo y controlando los tiempos de cocción. Para aprovechar al máximo el calor que se genera dentro del horno, se pueden cocinar varios platos a la vez y beneficiarse del calor residual. En el caso de campanas y extractores, es importante mantener los filtros y conductos limpios. En cuanto a frigoríficos debemos mantener la temperatura más adecuada así como un correcto orden. En lavadoras y lavavajillas es importante controlar la temperatura y optimizar la capacidad.

Smart House, innovación y tecnología aplicada para el confort del hogar

La Casa Inteligente (Smart House) se refiere a las viviendas en las que coexiste un determinado número de equipos, sea tecnológicos, electrónicos, de consumo o telecomunicación que se interconectan a través de cable (Ethernet, Powerline KNX) o a través de algún protocolo inalámbrico (W-LAN, Dect, Bluetooth, Zigbee, etc.), formando una red inteligente que se adapta a las necesidades de los usuarios de la casa.

La casa interconectada va a disponer de nuevos servicios y funcionalidades, como por ejemplo, el acceso remoto a los servicios energéticos, al sistema de seguridad, etc., seguramente mediante el uso de aplicaciones en el móvil. Mediante diferentes pantallas (TV, marcos digitales, monitores PC, tabletas o smartphone) se podrá acceder a diferentes medios como TV a la carta, Radio Internet, servidores de medios, servicios en la nube, que se van a usar como sitio de conexión y mando para las funcionalidades de la casa.

Los servicios van a ser siempre más modulares y extensibles, los costes cada vez menores y el control más fácil e intuitivo.

Con este sistema se abre todo un mundo de soluciones innovadoras, que permite hacer el hogar más confortable, seguro y eficiente.

Si te interesa conocer más sobre el diseño de cocinas residenciales, la exculiva red de profesionales InfinityInner organiza, el próximo 3 de marzo en el Miele Center Madrid, el encuentro profesional Design For Life: La Cocina, centro de arte y producción, una jornada de trabajo que reunirá a grandes profesionales del sector del diseño, interiorismo y arquitectura para dialogar y profundizar en el conocimiento del diseño de cocinas y mejorar los resultados de este tipo de proyectos. Programa

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.
InfinityInner

Cron Job Starts