El estado de la cuestión

El estado de la cuestión

’Espacios para arquitectas’ está comisariado por Martha Thorne, directora ejecutiva del Premio Pritzker de Arquitectura y vicedecana asociada de Relaciones Exteriores del IE School of Architecture and Design de Madrid, y Ariadna Cantis, arquitecta y comisaria de arquitectura y urbanismo, experta en comunicación.

InfintiyInnerBlog Post 8 El estado de la cuestion 1

El ciclo tendrá lugar entre los meses de octubre de 2014 y abril de 2015, y se compone de tres sesiones abiertas al público en formato salon talk en las que se conversará, se debatirá y se compartirán informacio-nes, oportunidades y experiencias para potenciar el talento y la excelencia de las mujeres arquitectas.

El primer encuentro, que se celebró el pasado 27 de octubre, reunió a Benedetta Tagliabúe, arquitecta del Estudio Miralles Tagliabue EMBT; Inés Sánchez de Madariaga, arquitecta y directora de COST European Cooperation in Science and Techonolgy; Aurora Adalid, arquitecta, cofundadora y CEO en Zuloark; y Nuria Álvarez Lombardero, arquitecta principal en Canales & Lombardero, profesora en la Architectural Associa-tion y redactora en la web-magazine La Ciudad Viva.

Quisiera comentar la intervención de Benedetta Tagliabue, con la que he coincidido en numerosas ocasio-nes. Es un placer oírla hablar. Es una mujer que denota un gran entusiasmo por todo lo que hace y por su entorno, que ha sabido sacar adelante el estudio de arquitectura que formó con Enric Miralles, y que acaba de ser nombrada Jurado del Premio Pritzker de Arquitectura.

InfintiyInnerBlog Post 8 El estado de la cuestion 2 LoftworksAlejandroQuevedo web
© Loftworks Alejandro Quevedo.

En primer lugar, Benedetta Tagliabue destacó la capacidad de adaptación de las mujeres y su intuición, esa “inteligencia inmediata” que ha logrado que hoy incluso las arquitecturas hechas por hombres sean más femeninas: gran cantidad de cerramientos, la piel del edificio, constituyen un guiño a labores tan domésticas como el tejido, cuyo paradigma fue el pabellón de España en la Expo 2010, cuya piel exterior estaba formada por placas onduladas de mimbre en diversas tonalidades. Para Benedetta, la arquitectura, como reflejo de la sociedad que es, se deriva siempre, de una forma u otra, en lo doméstico. Esta afirmación ejemplifica muchos de los conflictos de la estructura patriarcal, como cuando la arquitecta hace referencia del hecho de “construir” la mesa cada noche para la cena en una especie de acto fugaz que desaparece tan o más fácil de lo que se colocó. Pero la fugacidad de la presencia femenina en el acto de construir arquitectura, de hacer ciudades, presenta actualmente un mejor panorama: “no ha habido hasta ahora mejor momento para la mujer en la sociedad”, opina.

¿Es cuestión de tiempo una paridad de género en la profesión? No. De hecho, este testimonio alentador de Benedetta, no anima demasiado. Su caso y el de otras grandes arquitectas, como Zaha Hadid, Eileen Gray y otras, son núcleos aislados en un contexto que en la práctica se antoja complicado. En general, el hecho de debatir este tema ya constituye una alarma y muestra una extrema vulnerabilidad al respecto. Para mu-chas arquitectas resulta más efectivo evadir el tema antes que antes que mostrar una postura que puede volverse en contra suya. El contexto no es fácil: escasa o nula conciliación laboral-familiar, creación y afianzamiento de estereotipos durante los últimos años, y un desarrollo histórico que siempre ha hecho que la arquitecta estuviera en un segundo plano.

Estas causas podrían considerarse como subjetivas si no fuera por los datos estadísticos. Inés Sánchez de Madariaga, arquitecta y directora de COST European Cooperation in Science and Techonolgy ha dirigido un gran número de investigaciones sobre mujeres en la arquitectura española desde el año 2000. En sus traba-jos ha mostrado con datos estadísticos la escasa integración vertical y las complejidades de la promoción profesional de las mujeres. En la Escuela de Arquitectura de Madrid, por ejemplo, por cada 2.3 profesores titulares hombres hay un catedrático, pero en el caso de las mujeres hacen falta 11 profesoras titulares para que una sea catedrática. La Escuela de Arquitectura de Madrid tiene tan sólo 2, una de ellas a punto de jubilarse. Los campos donde la situación de las mujeres es peor es en Proyectos Arquitectónicos: sólo dos catedráticas en España, y en Urbanismo, sólo una. Todo ello a pesar de que el 60% del alumnado son mu-jeres, sólo un 4% de las cátedras están ocupadas por ellas. A esto se suma el alto índice del indicador definido por la Comisión Europea de “techo de cristal”, que mide la probabilidad de promocionar comparativamente hombres y mujeres. Esto es un límite difícil de traspasar en la carrera laboral de las mujeres, que les impide alcanzar metas profesionales para las que, a pesar de estar sobradamente preparadas, las estructuras, estereotipos y sesgos impiden su ascenso a los niveles más altos de la profesión. Un Índice de techo de cristal igual a 1 indica que no hay sesgos en la promoción de hombres y mujeres, es decir, que hay igualdad efectiva de oportunidades. Lo realmente llamativo es que en la Escuela de Arquitectura de Madrid el índice del techo de cristal es especialmente alto, superior al 8. La media de este índice para toda la Universidad Politécnica se encuentra por debajo del 2.5, mientras que para todos los campos del conocimiento en el conjunto del país está ligeramente por encima de 2. “Este índice es una medida clarísima de la extensión del problema que tenemos las mujeres en la arquitectura”, comenta Inés Sánchez de Madariaga.

InfintiyInnerBlog Post 8 El estado de la cuestion 3

En España, insiste Inés, pese a la evidente feminización de la carrera, en los niveles Senior de la profesión la integración vertical de la mujer no ha avanzado en los últimos 20 años. Esto demuestra que no es cues-tión de tiempo; sino que es necesario actuar. Afortunadamente hay quienes se han tomado esta causa de manera profunda y especializada, como Nuria Álvarez Lombardero quien tras culminar su tesis doctoral sobre arquitectura y género organiza por segundo año consecutivo un Congreso académico especializado en el que se realiza una convocatoria para la exposición y publicación posterior de interesantes y destaca-dos temas en el área. El próximo congreso tendrá lugar en Lisboa en 2015. El primero, celebrado en Sevilla en el 2012, se tituló “ArquitectAs”, un guiño lingüístico que dio mucho que hablar.

Es necesario plantearse métodos de actuación racionales de cara a conseguir un papel más activo y diná-mico de la mujer arquitecta en los despachos, y que se pueda facilitar su autonomía. La paridad es un tema importante en una sociedad moderna, contemporánea y dejarnos de viejos estereotipos que ponen límites a la creatividad de estas brillantes profesionales. El estado de la cuestión no es algo que afecte sólo a este sector, sino en general es un problema endémico de esta sociedad. Las mujeres no han de demostrar más, sino lo mismo.

El calendario es el siguiente: Estrategias y acciones de cambio: 2 de febrero de 2015

Conclusiones a modo de colofón: 6 de abril de 2015

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.
InfinityInner

Cron Job Starts