RCR en la Bienal Internacional de Arquitectura Mugak

RCR en la Bienal Internacional de Arquitectura Mugak

Un año después de haber acabado sus estudios en la Escuela de Arquitectura del Vallés (ETSAV), tres jóvenes arquitectos se unían para formar un estudio: Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramon Vilalta, que llevaría las iniciales de los tres, RCR. Desde el primer momento apostaron por la vuelta a su localidad natal, Olot, para desarrollar un trabajo que acabaría trascendiendo a nivel global.

Las claves de su trabajo residen en el mantenimiento de las raíces, el respeto a la tradición, y una integración intachable en el entorno.

El paisaje les sirve de inspiración. Para ellos, “la creatividad nace del interior. Y este interior tiene que ver con cómo interiorizas todo lo que está a tu alrededor, algo que no depende solo de la distancia”.

Orígenes y consolidación

Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramon Vilalta fundaron el estudio en 1988. En sus primeros años de andadura, su obra se circunscribió a Cataluña pero a partir de 2008, al comienzo de la crisis económica que tanto afectó al sector, RCR Arquitectes dio el salto al extranjero, primero con varios proyectos en el sur de Francia para, posteriormente, ampliar su campo de acción a Bélgica y los Emiratos Árabes, hasta el punto de convertirse en la actualidad en uno de los estudios españoles con mayor proyección internacional.

En su estudio practican la confrontación de ideas, tratando de plantearse siempre las verdaderas preguntas y buscando para ellas “las respuestas más hermosas y simples”.

Su consolidación llegó en el año 2008, cuando participaron en el concurso para la realización del museo Pierre Soulages (Rodez, Francia). En contraposición al resto de estudios que proponían una gran construcción muy visible desde el exterior y que ocupase la parte central del recinto, ellos propusieron un discreto edificio cuya fachada principal apenas superaba los tres metros de altura, hecho de cubos cubiertos de acero y vidrio y situado en un extremo, dejando así el espacio central a un sencillo jardín, de manera que el museo se integrara de forma armoniosa en un entorno natural y los visitantes pudiesen limpiar sus retinas entre flores y árboles antes de asomarse al arte.

Sus edificios tienen una gran personalidad y una gran radicalidad, eso es precisamente los que les ha llevado a diferenciarse de forma drástica de su generación. Apostar por una arquitectura con materiales como el acero, la piedra natural, el hormigón visto y el vidrio han determinado su recorrido, tomando la Naturaleza como fuente de inspiración. El paisaje es algo que muchas veces se ve como algo lejano, pero en su caso no es así. Es el lugar y la vista de la realidad a través de la que se expresa la Arquitectura.

La exposición

El pasado seis de noviembre se inauguraba la I Bienal Internacional de Arquitectura Mugak, con casi un centenar de actividades que tendrán como sede principal el Palacio Miramar de San Sebastián Una de estas actividades es la muestra ‘RCR Arquitectes. Creatividad Compartida’ que recorre toda su obra a través de bocetos, planos, maquetas y fotografías.

Uno de los fundadores del estudio RCR Arquitectes, Rafael Aranda, fue el encargado de presentar la exposición. El arquitecto comentó que «a través de esta muestra habían querido aproximar la arquitectura a todas las personas”, porque “desde que nos levantamos hasta que nos acostamos vivimos en espacios arquitectónicos”.

Contar con esta exposición, supone todo un éxito a parecer de su comisario, Pedro Astigarraga quien aseguró que las obras de este estudio catalán «consiguen estimular los sentidos del espectador, trasportándolo al punto de encuentro de la abstracción y la naturaleza. RCR Arquitectes se puede entender como un estudio «inusual», alejado de los polos de influencia de la arquitectura española de Madrid y Barcelona. Por su parte, Rafael Aranda aseguró que «haber mantenido la sede en Olot nos ha ayudado a hacer una arquitectura original y en contacto con la naturaleza».

La exposición recorre las ideas y proyectos llevados a cabo por el estudio desde sus orígenes y ayuda a interpretar globalmente la trayectoria que han compartido sus tres socios, que mantienen los retos que se plantearon al inicio de su andadura, es decir, la búsqueda de una arquitectura desmaterializada, transparente, sin límites, puro espacio en simbiosis con la naturaleza. Nada más llegar, el visitante podrá ver los casi doscientos trabajos firmados por este despacho en orden cronológico: desde viviendas unifamiliares o bodegas, hasta pistas de atletismo, bibliotecas o un campus para estudiantes que se empezará a construir en breve en Dubai.

A partir de ese hilo conductor, la muestra se divide en distintos espacios. En el primero, que fue definido por Rafael Aranda como «la cocina», se muestra la mesa de trabajo de los socios - sin ningún ordenador sobre él-, lugar donde se inician los proyectos y donde los sueños «no tienen límite». También se explica el origen de la fundación RCR Bunka, que surgió en 2013 como una plataforma «para acercar la arquitectura a la sociedad», y que ha hecho posible esta exposición.

A continuación se accede a la «sala de control» o su «laboratorio», donde se muestran los bocetos donde materializan sus proyectos, creados con «lápiz grueso y pincel de acuarela». Las maquetas y fotografías de las numerosas casas unifamiliares que han construido durante sus 25 años de andadura, con una arquitectura que se integra en el paisaje, también ocupan un lugar destacado en la exposición, junto a otros proyectos en los que manifiestan ese respeto a la naturaleza, como el Estadio de atletismo Tossol-Basil de Olot -donde se mantuvieron los árboles en el espacio central-, el Crematorium de Hofheide, en Bélgica o el Espacio Público Teatre La Lira en Ripoll. En la última parte de la muestra se pueden ver los proyectos que tienen ahora sobre la mesa, como la Mediateca de Gante, el Centro Cultural Île Seguin en París, un proyecto residencial que ya está en marcha en Francia, cerca de la ciudad de Burdeos o un campus para 1.500 estudiantes en Dubai.

Una de las curiosidades de la exposición es el ‘chaise lounge’ que el estudio diseñó para el escritor Javier Cercas, a petición de una empresa americana. «Lo llamamos ‘Territorio Cercas’», explica Aranda. Se trata de una pieza personalizada, que se realizó «a medida». Para ello escanearon el cuerpo del escritor, para que se amoldara a este «lugar de trabajo».

La exposición de RCR Arquitectes se podrá visitar en el Palacio Miramar hasta el 31 de enero.

www.mugak-bienalsansebastian.eus/es

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.
InfinityInner

Cron Job Starts