Vivir en una elipse

Vivir en una elipse

Hoy me gustaría presentar lo que para mí es una obra maestra de la arquitectura de nuestros días: la Casa Balint, proyectada por Fran Silvestre Arquitectos, un paradigma inmaculado de la filosofía minimalista, resuelta de forma impecable, tanto técnica como estéticamente, donde el blanco se convierte en el protagonista tanto fuera como dentro de la vivienda.

InfinityInnerBlog Post11 vivir en una elipse 1

Diego Opazo

Este proyecto se sitúa en Bétera (Valencia, España), en un entorno privilegiado junto a las instalaciones de un campo de golf. La vivienda se sitúa en la parte superior de la parcela, dejando libre una gran superficie en el lado sur para incorporar el jardín y la piscina, también de forma elíptica.

En esta propuesta, el arquitecto juguetea con trazas elípticas que albergarán un inteligente programa residencial de casi ochocientos metros cuadrados, maximizando las posibilidades que establece la normativa vigente y minimizando el impacto volumétrico sobre el lugar. La construcción se integra completamente en el paisaje de forma armoniosa, reduciendo al mínimo el impacto ambiental en el entorno. Por su forma y colores suaves, adquiere trazos de escultura en medio de un paisaje privilegiado.

Desde el exterior, se percibe como un edificio de fachada continua y de una sola planta, pero en realidad, la vivienda se estructura en tres plantas: sótano, baja y superior.

El interior se organiza alrededor de un vacío central, en el que se encuentra la escalera de conexión. La luz que arroja la claraboya rectangular hace que este espacio adquiera un encanto peculiar durante las horas del día y con cuya progresión hace variar la forma y la tonalidad de la sombra y el color.

InfinityInnerBlog Post11 vivir en una elipse 2
Diego Opazo

El programa plantea la zona de noche (3 dormitorios) en la parte superior, mientras que las zonas comunes se encuentran en la planta baja.

La planta baja, que alberga las funciones diurnas, se abre al jardín y se estructura en base a las piezas de mobiliario que se disponen de forma ordenada en el espacio. Esta amplia zona la protagoniza una especie de monolito blanco que delimita el área de la cocina. Se trata de un contenedor de armarios revestido de mármol muy claro en la parte trasera.

Los espacios de servicio, las instalaciones y la cocina, permiten ortogonalizar el trazado curvo de una planta baja abierta al jardín. La estructura de hormigón de la planta baja sostiene mediante cuatro soportes el arco de cubierta del que cuelga el forjado de la zona de noche. Esta estructura se recubre mediante una fachada ventilada monolítica realizada con un Solid Surface del Grupo Porcelanosa, Krion® que, con simple curvatura y sin necesidad de termoconformarse, se adapta a la geometría de la pieza. Este singular material también se ha empleado en la construcción de encimeras y mobiliario de baño, platos de ducha, encimeras de la cocina e incluso para la mesa de comedor.

InfinityInnerBlog Post11 vivir en una elipse 3
Diego Opazo

La suite principal, situada en la planta superior, dispone de una amplia terraza con vistas al jardín. En el lado opuesto, se localizan las otras dos habitaciones simétricas, que comparten terraza. Los grandes voladizos que la planta superior tiene hacia la piscina y la puerta de entrada de la casa, son posibles gracias a una estructura de hormigón armado.

En la planta sótano hay un gran espacio que distribuye el cuarto de instalaciones, la bodega, el cuarto de lavado y secado de ropa, y un baño. Al fondo, se sitúan dos salones para el entretenimiento familiar, ambos ventilando directamente al patio lateral de la casa.

La forma elíptica del exterior se obvia en el interior, mediante el recurso de armarios empotrados y los cuartos de baño. Las únicas curvas que trascienden al interior de la Balint House están en el techo de los dormitorios, y en el aseo de la planta baja.

 

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.
InfinityInner

Cron Job Starts