Miércoles, 20 Mayo 2015

“Cuando hacienda pide explicaciones” by Bernáldez & Asociados

Por suerte o por desgracia “el papel lo aguanta todo”. Un muro no se nos va a caer mientras el error de cálculo sólo esté en el proyecto. Y eso mismo pasa con las declaraciones que presentamos a Hacienda. El papel no se enciende ni emite señales de alerta por el hecho de que nosotros vayamos imputando gastos no deducibles o, peor aún, gastos que no existen. No va a pasar nada mientras Hacienda no llegue y empiece a pedirnos explicaciones de los datos declarados. Es ahí cuando empiezan los problemas.

La semana pasada un arquitecto nos entregaba una notificación de hacienda por la que esta realizaba una propuesta de liquidación distinta a la presentada por el profesional. Y en la misma la Administración Tributaria decía:

· En base al principio de correlación de ingresos y gastos, la deducibilidad de estos últimos está condicionada a que se acredite que han sido ocasionados en el ejercicio de la actividad y son necesarios para la obtención de ingresos. Por este motivo no se aceptan como gasto deducibles los representados mediante tiques (de restaurante, compra de ropa, gafas de sol, gasolina…). La presentación de tiques, donde no figura el receptor del gasto, al margen de su posible consideración como gastos deducible por su vinculación con el ejercicio de la actividad no es documento justificativo de la realidad ni necesidad de dichos gastos en el ejercicio de la actividad económica.

· No se justifica la necesidad ni vinculación con el ejercicio de la actividad de las facturas de gasolina.

· El interesado aporta facturas de telefonía móvil donde no se identifica la línea objeto del gasto.

· No se admite como gasto deducible el correspondiente al vehículo. El vehículo no se entiende afectado a la actividad económica desarrollada por el interesado, dado que éste no se encuentra entre las excepciones contempladas en el apartado 4 del art. 22 del IRPF.

El caso que nos ocupa refleja la situación de la mayoría de los profesionales del sector de la edificación y construcción, con respecto a la Administración Tributaria. Por lo que no nos extrañaremos si usted se ve reflejado en ese caso. La cuestión es cuál va a ser su capacidad de respuesta, en el caso de que le pidan explicaciones. Porque si bien “el papel lo aguanta todo”, como decíamos al principio, también es verdad que “Hacienda no siempre tiene la razón”.

www.bernaldez.com

Artículos Relacionados

www.bernaldez.com
InfinityInner

COM_PAYPLANS_LOGGER_CRON_START