Miércoles, 05 Noviembre 2014

Hablamos con... Raquel Chamorro, Diseñadora y Fundadora del Estudio Raquel Chamorro

Raquel Chamorro es para muchos la diseñadora de interiores más mediática glamurosa, pero lo que salta a la vista son sus ganas de involucrarse en cualquier tipo de proyecto creativo. Afronta cualquier propuesta con ilusión y ganas, y su formación y experiencia, le hace salir victoriosa ante cualquier reto.

Entusiasta de las Bellas Artes, especialista en pintura impresionista, de las Antigüedades, de la moda, de la gastronomía, del diseño… vuelca todo su savoir faire en todo lo que lleva a cabo.

¿Actualmente en qué se traduce tu polifacetismo? ¿En que proyectos multidisciplinares estás involucrada actualmente?

Considero que al tener un bagaje cultural lo más amplio posible, te capacita para llegar a todo tipo de público, totalmente opuestos en sus ideas, gustos y creencias. Hace que te resulte más sencillo comprender y establecer una “empatía” con clientes de cualquier cultura, independientemente de en qué parte del planeta vayas a trabajar.

Por otro lado tiene como consecuencia que los espacios sean ricos, complejos y con matices que aunque a simple vista mucha gente no lo aprecie cuanto más tiempo pasan en él, más sienten su magia. Mi lema es evitar realizar casas, oficinas, villas prácticamente iguales como si se tratara de un video monográfico. Me parece realmente triste. Todos son muy diferentes aunque evidentemente tengan un “leit motive” y un hilo conductor muy marcado.

En último término puedes dar conferencias, estar en jurados, intervienes en debates, ayudas en Universidades y en definitiva, tocas un poco todo. De ahí que pienses que nuestra profesión es muy disciplinar.

En cuanto a los diferentes proyectos que desarrollamos, el tener la posibilidad de diseñar un hotel “diferente” en su configuración, ambientación, materiales y todo tipo de servicios porque estará unida a clínicas muy sofisticadas en cuanto a los avances tecnológicos, universidades, donde realizar diferentes masters, las mejores firmas de moda, coches eléctricos, zonas de golf, restaurantes Michelin, anfiteatro, auditorio, donde se representaran operas, teatros, ballet, música, etc. De alguna manera por fin puedes aplicar todo lo que has estudiado y mentalmente has ido elaborando, así como las artes menores. No es ultramoderno en cuanto a diseño entendiendo formas “galácticas” pero sí en los avances aplicados que nos permitirán optar a una vida mucho más cómoda y sana. Estoy muy ilusionada con este enorme proyecto del que aún no puedo contar mucho más.

Las viviendas unifamiliares, oficinas, despachos de todo tipo, hostelería… son muy atractivos sobre todo si suponen un reto, porque son diferentes y en definitiva es lo que mantiene a un estudio.

¿Con cuál de ellos te sientes más cómoda trabajando? Viviendas, espacios públicos, efímeros, ...?

Reconozco que en la vivienda privada sean villas, palacios o apartamentos, me siento como pez en el agua. Veo un plano, a mis clientes frente a mí y cuando llevo unos minutos hablando, de algún modo ya empiezas a montar todo mentalmente captando los errores actuales y modificándolos.

Evidentemente he hecho multitud de stands de todo tipo, el de Brasil fue espectacular, un lujazo para los sentidos: Gastronomía exquisita, iluminación, música, distribución, diseño, ropa adecuada al entorno, espacios diáfanos con vegetación… maravilloso ejecutarlo.

En estos momentos estoy deseosa en volcarme en restaurantes y coctelerías, en espacios donde puedas realizarse todo tipo de actividades desde la mañana a la noche porque lo que es vital es que el cliente debe amortizar su inversión. Así que sistemáticamente siempre completamos el “breafing” del cliente.

Tu estilo se caracteriza por la mezcla de “lo nuevo y lo viejo”. ¿La aplicación de tecnología al hogar ha cambiado en algo tu forma de trabajar?

Ciertamente empecé partiendo de historia del arte, paleografía, anticuarios, subastas a trabajar al lado de arquitectos consagrados y de ahí comenzó la evolución: La época colonial, porque entonces importaba de Tailandia. La provenzal, que vuelve a coger auge en estos momentos. Luego llegaron las maderas oscuras tipo wengué, Macasar, Zebrano hasta acabar mezclándose los materiales nobles con los primeros policarbonatos, ecopolimeros, anticos, estráticos, además de la domótica, energías renovables, cuidado por el medio ambiente y un largo etc. Al final es una “fusión” estética pero no conceptual: cada pieza o bodegón tiene su importancia “Per sé”.

La utilización de la tecnología cambia te cambia totalmente. No hablamos de una ruptura, sino de un enorme avance que toca todas las áreas. Todavía hay gente que piensa que innovación es sinónimo de frialdad, pero es al contrario. Dominar la luz natural y la artificial te ayuda a controlar tu espacio donde puedes descansar, buscar paz o “marcha” depende. Todo controlado desde cualquier parte. En cuanto a los materiales huimos de todo lo toxico, temporal en conjunto de lo artificial y buscamos lo que nos define y se funda de algún modo con nuestra personalidad.

¿Cómo consigues dotar de personalidad propia a cada proyecto?

No lo sé. Sinceramente, ocurre y siempre… Proyectas una parte de ti que la dejas en cada encargo, sigues tu instinto, que, unido a la base técnica y un buen briefing del cliente que tú completas, y… “voi là”.

¿Cómo consigues dotar de personalidad propia a cada proyecto?

No lo sé. Sinceramente, ocurre y siempre… Proyectas una parte de ti que la dejas en cada encargo, sigues tu instinto, que, unido a la base técnica y un buen briefing del cliente que tú completas, y… “voi là”.

 ¿Qué te aporta tu participación en Millesime Madrid?

Millesime aporta prestigio, un nuevo reto, diseñar con un breafing relativo (lo necesario para los cocteleros y firmas) el resto libre... Esto no tiene precio!

Por otro lado, tienes la posibilidad de reunirte con inversores, cadenas hoteleras, clientes, personas con un perfil muy interesante para el estudio y compartir espacio con amigos diseñadores.

Conoces nuevos materiales, productos, colaboradores…. además de disfrutar de la mejor gastronomía del país.

También es una oportunidad de difundir tu trabajo en los medios de comunicación y recordar que sigues ahí.

Hace algún tiempo, comentaste que “el minimalismo había muerto”. ¿Te reafirmas en ello?

Matizo: el minimalismo nunca se ha implantado al 100% en Europa, concretamente en nuestro país. No estamos hablando de Oriente ni de EEUU.

En España, muchos de los profesionales piensan que “menos es más”, pero nunca se ha llevado a cabo a ultranza.

El minimalismo ha dejado una impronta importantísima en todas las artes: en arquitectura, en escultura, en obra gráfica, en interiorismo, en moda… Pero sin perder de vista la funcionalidad además de la estética. Es decir, el cliente quiere tener un espacio para los libros, la ropa blanca, guardar los papeles, la música… y no tener tres volúmenes en un salón grande y poder patinar en él, pero sí es cierto que asistimos a una necesidad de aligerar los espacios y que queden lo menos recargados posibles.

 

 

Existe algún arquitecto y no nombro a nadie que, efectivamente, visten el espacio de forma perimetral con el centro absolutamente vacío, sin ninguna estructura donde puedan guardarse los elementos cotidianos del día a día.

Yo no estoy de acuerdo con esa teoría. Por tanto, podemos integrar armarios, muebles...etc., pero nunca prescindir de ellos y tener una “anarquía” por casa u oficina.

En cuanto a la gama cromática, efectivamente el minimalismo ha dejado también una huella importante, al igual que en las formas y los volúmenes, pero, como decía, nunca ha llegado a implantarse como tal en estado puro.

La iluminación y el cromatismo son aspectos esenciales de cualquier proyecto. ¿En qué modo los trabajas?

La iluminación desde mi punto de vista es el 50% de la decoración de un espacio. Esta máxima para mi existe desde que comencé a trabajar en el sector hace más de 20 años. Ahora, me reafirmo con más intensidad, dado que tenemos más medios relacionados con la domótica: dominamos la luz artificial tanto como la natural, bien con avances técnicos o con texturas que tamizan de un modo u otro según la hora del día. También podemos destacar, de forma muy precisa, la parte de una obra de arte que nos interese.

En cuanto al cromatismo, de algún modo está íntimamente ligado a la iluminación puesto que los leds, dicroicas o una simple luz de vela, cambia por completo el color del entorno, paredes o techo. Continuamente entro en despachos de edificios impresionantes, dónde la volumetría y la funcionalidad se ha trabajado de forma impecable, pero que se vienen abajo por una gama cromática que hace daño a los ojos y que tampoco tiene que ver con la imagen corporativa.

Creo que existen unas normas elementales de los colores primarios y secundarios, así como su forma de mezclarlos. Pero hoy en día, simplemente esta teoría queda obsoleta ante los 40 tonos engamados de cada uno de los colores.

En una vivienda, por ejemplo, ha quedado obsoleto el utilizar en cada estancia un color completamente diferente; en cambio, si partimos de una tonalidad en concreto y vamos subiendo o bajando ésta, podemos lograr espacios infinitamente más amplios con un hilo conductor coherente y un resultado mucho más actual y exquisito.

Cuando no encuentras un RAL en concreto, el diseñador debe tener la capacidad de sacarlo él mismo, mezclando la base blanca de pintura con los diferentes tintes.

¿Te gusta arriesgar en cuestiones de decoración o prefieres ir a lo convencional y a lo seguro?

Cuando tienes un breafing de un cliente, no tienes opción de arriesgar o no, porque dependes enteramente de su personalidad y estilo de vida. En todo caso, debes encauzarles, enseñarles y de algún modo abrirles un mundo nuevo en materiales, colores y distribución…

Cuando realizamos eventos o montajes sin un breafing previo, mi apuesta es arriesgar. ¿Por qué? Porque realmente la decoración y el diseño no son una ruptura de un año a otro, como ocurre en moda, es una evolución con un sentido y una trascendencia… No es lo mismo comprarte un vestido nuevo que cambiar la estética de todo tu negocio.

Por lo tanto, arriesgar ,pero marcando tendencias, siendo coherente y con ese punto de atemporalidad que nos caracteriza, porque partimos de una base tradicional para terminar con un resultado contemporáneo. No concibo el diseño sin tener un conocimiento previo de lo “tradicional”.

¿Qué tendencias está siguiendo el mundo de la decoración?

Asistimos a la libertad absoluta en todas las artes: la ópera se ha vuelto, en muchos casos, alternativa; al igual que el ballet y la danza, así como la moda.

El protocolo, a la hora de montar una mesa para un evento nocturno, se permite un montón de licencias que hace 30 años estarían fuera de lugar.

En diseño interior ocurre lo mismo. Conviven diversas tendencias dependiendo de la geografía, el clima, edad del cliente o público al que va destinado.

Continúan los espacios tipo loft al igual que la línea vintage, hippie, rústico-chic, vanguardia, nórdico, provenzal.

Personalmente creo que dado el tipo de negocio (restaurantes, copas, centros de estética, médicos…) o villas, palacios o apartamentos, se debe inclinar hacía una línea u otra, o mejor, si es posible, acudir al eclecticismo mezclando elementos que unas veces son muy bellos por separado y otras lo son cuando los mezclas, porque cobran importancia no por sí mismos, sino a nivel de conjunto.

Si me apuras, en líneas generales, podría decir que en la gama cromática se introduce el azul cobalto, los turquesas y algún tono más fuerte como contrapartida de los suaves de fondo, visones, grises y blancos rotos…

Que las líneas se han vuelto más delicadas y por tanto menos rotundas y que la mezcla de los metales sigue vigente con absoluto triunfo del latón, aún difícil de introducir. Que los medios tecnológicos son los que marcan la pauta y no nos referimos sólo a decoración, sino a todo tipo de materiales, tanto nobles como manipulados de forma antes imposible. Además no olvidemos que todo debe ser ecológico y sostenible. Todo está en continua evolución.

¿Qué has aprendido gracias a tu experiencia vital? ¿Qué es lo que has aprendido a fuerza de trabajo, aquello que nadie te dice y qué has aprendido por tu misma?

1. Cuanto más estudias mayor es la sensación de que no sabes nada.

2. El pensamiento socrático “solo se que no se nada” es una absoluta realidad.

3. Ante diferentes opiniones, que sigas tu instinto, lo que de forma innata te sale sin apenas pensar porque, de ese modo, no te vas a equivocar.

4. Hacer caso a la angustia que en un momento dado sientes por la noche cuando presientes “que algo no está bien” y por tanto no dejarlo hasta que te sientas satisfecha.

5. La perfección no existe, porque el ser humano no es perfecto, pero es que la imperfección bien tratada también es bella…

6. Cada viaje, escaparate, obra, pieza de música, moda, exposición, feria, el día a día… no es más que un aprendizaje inconsciente porque vas absorbiendo diferentes aspectos que, en el momento adecuado, salen al exterior en forma de un “leit motive” que será el origen de un proyecto nuevo.

7. Por último, la imagen personal a veces no tiene nada que ver con lo que creas; lo importante, es sentirse bien con uno mismo y estar satisfecho con tu trabajo, aunque nunca del todo…. Siempre verás errores aunque los demás no los aprecien.


Entusiasta de las Bellas Artes, especialista en pintura impresionista, de las Antigüedades, de la moda, de la gastronomía, del diseño… vuelca todo su savoir faire en todo lo que lleva a cabo.

www.raquelchamorro.com Ver "Hablamos con... Raquel Chamorro" - inTV

Artículos Relacionados

www.raquelchamorro.com Ver "Hablamos con... Raquel Chamorro" - inTV
InfinityInner

Cron Job Starts