Miércoles, 03 Septiembre 2014

Hablamos con... Sílvia Alfaras, Directora en Silvia Alfaras Interiorismo & Diseño

Sentirse cómodo y buscar nuevas experiencias, objetivos de los proyectos hoteleros de Silvia Alfaras.

Silvia Alfaras comenta sus andaduras en el sector del interiorismo hotelero, en el que el interlocutor principal es alguien desconocido y múltiple. Intentar que todos los clientes se sientan a gusto es tarea de todo un equipo multidisciplinar, que aprovecha su experiencia en otros campos, para plasmar los valores que el hotel quiere transmitir a través de una adecuada iluminación, mobiliario, textiles, etc.

Un hotel refleja su disposición de atención al cliente, y eso el establecimiento debe expresarlo desde la propia entrada o recepción. Y eso es una tarea del interiorista, quien debe realizar un proyecto diferenciador, uniendo estético, materiales y confort, para un público al cual supone conocer. ¿Hacer diseño de hoteles es una tarea muy complicada, no?

Todo proyecto de interiorismo, sea de la tipología que sea, requiere mucha dedicación y un contacto muy cercano con el cliente, privado o colectivo, que debe sentirse satisfecho con los resultados de un proyecto personalizado, pensado por y para él. Cuando el cliente final no es el mismo que el que tienes delante, puede ser que tengas que intuir lo que el viajero desea y marcar tu criterio por encima de lo que espera el cliente que te contrata.

En el caso de diseñar hoteles tiene la particularidad de no dirigirse a un cliente concreto, sino a muchos y de distintas procedencias, costumbres, rutinas, etc., aunque cada hotel se dirija a un target determinado, que se expresa a través de su ubicación (urbano, rural, resort vacacional), o su funcionalidad (para la realización de congresos, eventos, ocio), etc., y otras muchas variables. Por esta razón es importante definir los valores que se desean transmitir, los objetivos y la filosofía de la empresa, en este caso un hotel o grupo hotelero, y el target al que nos dirigimos.

El establecimiento debería “expresar" en cada uno de sus espacios, zonas comunes y privadas, lo que desea transmitir y así conseguir un trabajo armonioso en cada uno de los rincones, en el que el cliente es la prioridad máxima. El hotel está hecho para él, y queremos conseguir que se sienta identificado y cómodo, “como en casa”, en un espacio que lo haga sentir especial y que le diferencie de la competencia, y que por ello lo acaben escogiendo frente al resto de la competencia.

En ese proyecto de diseño, ¿puede aportar sus ideas más personales o está más ligada a requerimiento de marca o corporativos, que limitan su creatividad?

En el desarrollo de un proyecto hotelero, lo que consideramos de gran importancia es mantener una linea proyectual coherente para lograr establecer un guión un hilo conductor que nos ayude a lograr un proyecto global armónico y adecuado en cada ocasión, que al mismo tiempo esté vinculado con el entorno, y con la marca del hotel y sus requerimientos corporativos.

Cuando arquitectos, interioristas, promotores, etc., trabajan a una, con un único objetivo global, todo el proyecto desprende una armonía aparentemente invisible, pero que al final es palpable y perceptible a través de conceptos como la distribución y la iluminación, entre otros muchos. Son conceptos fundamentales y a veces menospreciados.

A partir de ese trabajo multidisciplinar, la creatividad viene sola, no sólo para culminar diseños innovadores, sino también para resolver situaciones inesperadas o de espacios de mayor complejidad.

Cada proyecto es distinto y cada caso concreto dependerá de las directrices establecidas a priori para el mismo, y del grado de libertad que permita el cliente.

Normalmente, trabajar para hoteles precisa la labor de un equipo multidisciplinar y hace falta una mayor planificación. No queda hueco a la improvisación…

No, sin duda, todo tiene que estar muy organizado, aunque en realidad siempre debería ser así, independientemente del proyecto.

Personalmente, basamos todo nuestro servicio en la calidad, y esa búsqueda de la perfección debe iniciarse desde el mismo momento de la planificación y organización, para evitar problemas a posteriori y coordinar a todo el equipo con fluidez, sobretodo cuando se trata de mucha gente la que participa y que depende de ti, o de una decisión tuya. Por increíble que pueda parecer, un error de cálculo inicial puede afectar a gran parte del proyecto, pudiendo suponer un notable retraso en los tiempos previstos de finalización y entrega del proyecto, y los consecuentes aumentos en los costes. Sin duda, hay que planificar, y mucho.

Qué considera más importante en este tipo de proyectos, las ideas, la creatividad, o el cumplir a término, no salirse del presupuesto, etc.?

Todo es importante. El resultado adecuado se compone del equilibrio de todos estos conceptos, y de muchos otros.

Cada vez más los clientes buscan nuevas experiencias, nuevas sensaciones, en su estancia en un hotel, y para eso el concepto de diseño es fundamental. Sin él no podríamos cumplir con los objetivos establecidos y resolver los espacios adecuadamente.

Una correcta gestión optimizará el proceso de construcción y montaje, por lo que un elaborado y estudiado planteamiento desde las raíces del proyecto y una lógica planificación, procurarán una adecuada coordinación para que cada una de las intervenciones sea eficaz.

¿Qué requerimientos son necesarios para hacer un proyecto único, con una identidad propia, atractiva, que le defina, frente a la innumerable presencia de este tipo de establecimientos en determinadas zonas?

Apostar por el diseño proporciona un elemento diferenciador muy importante, que cobra progresivamente un valor añadido más y más importante en nuestro día a día. Cada vez más la gente busca hoteles diferentes, aprecian el diseño y que los espacios estén bien resueltos.

Es importante que el hotelero esté dispuesto a evolucionar, a innovar, a querer ser diferente, a no tener miedo a apostar por conceptos diferentes. Cada hotel tiene objetivos, espacios y necesidades diferentes, es único y por ello ha de tener una imagen propia, y no ser una imitación de otros establecimientos ubicados en entornos muy distintos. Es un lujo poder disfrutar de establecimientos bien diseñados donde descansar y disfrutar en unas vacaciones, o experimentar un viaje de negocios agradable y placentero, y hay que potenciarlo.

¿Qué agradece más el cliente, el equipamiento, los servicios, la iluminación, los acabados, …?

Una mala experiencia para un cliente puede venir dada por diversos motivos, y estos pueden ser tan diversos como variables son los propios clientes. Es complicado llegar a satisfacer a la totalidad de la clientela.

Sin duda, una vez más, un equilibrio adecuado de lo que puede ofrecer el establecimiento proporcionará una estancia equilibrada, y por lo tanto, correcta. A pesar de esto y según mi parecer, por muy buen trato que pueda proporcionar el servicio del hotel a nivel de servicios, hay elementos relativos a diseño y acondicionamiento que son básicos, y que si no están bien resueltos pueden llegar a estropear la experiencia de un cliente. La distribución, iluminación, acústica, aislamiento, materiales, cromáticas y texturas, entre otras, proporcionan un valor añadido a la experiencia que, sumadas a un trato y servicio de calidad, pueden inclinar la balanza de una experiencia correcta, a una experiencia inolvidable, memorable. Todo es importante, y todo se agradece.

¿Cómo se consigue disponer de un diseño atractivo y diferente, cuyo objetivo sea atraer clientes, es decir, dinero y que sea a través de provocar confort y repercuta en la fidelidad del cliente para que vuelva a ese hotel?

Es muy importante escuchar las necesidades de la gente y saber que es lo que esperan encontrar cuando buscan alojamiento en un hotel, ya sea para unas vacaciones, un viaje de negocios o para un fin de semana. La ubicación será un punto clave del proyecto para tener claro el objetivo del mismo.

El perfil de cliente del establecimiento será otro punto fundamental. Es necesario conocer bien al cliente al que nos dirigimos para conocer qué necesidades debemos cumplir en los servicios, y qué concepto de diseño les podemos ofrecer.

Y más allá de un equilibrio en diseño, funcionalidad y servicios de calidad, es importante ser críticos y tener capacidad de escuchar para conocer de primera mano qué opina el cliente de su experiencia. Tener capacidad para adaptar los servicios a la demanda ayudará profundamente a que el cliente no sólo se sienta escuchado y comprendido, sino que además goce de una experiencia memorable que haga que quiera repetir.

A veces hay que reflejar los valores de la marca y el diseño debe supeditarse …

Sí, así es, pero en realidad eso es algo positivo. Creo que es básico mostrar los valores identitarios de una marca y perseguir el cumplimiento de los mismos, y para esto el diseño puede convertirse en un gran aliado, la herramienta con la que mostrarlos a través de experiencias y sensaciones. Incluso puede ser ventajoso centrar el diseño en los valores de la marca en determinados proyectos, como por ejemplo, en establecimientos temáticos donde la comunicación visual sea fundamental para transmitir esos valores.

¿Con qué tipo de trabajo se encuentra más a gusto? Residencial, hotelero, de contract, ….?

Con todos ellos me siento a gusto, cada tipo de proyecto es un nuevo reto, retos diferentes entre sí pero que en cierto modo comparten esencia y se enriquecen mutuamente. Me gusta entender el diseño como el punto de partida en todos ellos, y que lo que los diferencia uno de otro es la funcionalidad que se les va a dar.

En los proyectos residenciales procuramos enfocarlo todo de un modo mucho más personalizado.

En el ámbito hotelero, la creatividad puede gozar de ciertas libertades, puesto que el cliente busca obtener experiencias novedosas. Sin embargo, ambas tipologías se asemejan en muchos aspectos.

El interiorismo comercial es un área que trabajamos desde hace años de una manera global, empezando por rentabilizar los espacios según objetivos y modelos de negocio. Un proyecto de interiorismo comercial empieza prestando especial atención a la gestión del producto en la sala de ventas, siendo capaces de generar la circulación más adecuada al cliente y proporcionar una experiencia de compra eficaz, habilitando el mobiliario adecuado para el tipo de producto a exponer, cuidando la iluminación y los pequeños detalles para que el diseño enfatice los puntos fuertes del negocio.

En resumen, cada tipo de trabajo tiene sus particularidades, y cada uno de ellos supone un reto para el estudio, para conseguir el resultado adecuado en cada ocasión.

¿Qué le queda por hacer?

Pues espero que muchísimas cosas, desde luego desde el estudio tenemos mucha ilusión de poder realizar muchos y variados proyectos.

Vamos a potenciar el diseño industrial (diseño de producto) como servicio de valor añadido para conseguir mejorar el resultado de un proyecto personalizado.

La idea es posicionar la marca del estudio a nivel nacional, con vistas a un futuro mercado internacional, y el objetivo es convertirla en una marca de referencia a través de la cual nuestros clientes quieran confiarnos sus proyectos, sus problemas, y proporcionar calidad de vida a la gente a través de nuestro trabajo.


La experiencia y la profesionalidad del equipo de Silvia ayudan a la creación de ambientes óptimos para disfrutar en la estancia de un hotel, sea para vacaciones, negocios, etc. Su despacho sabe sacar el máximo partido a cada rincón, a cada estancia, colectiva o privada, y que el visitante intuya el buen trabajo de un interiorismo armonioso y uniforme, de acuerdo con las expectativas de cada uno.

Entrevista realizada por: InfinityInner


www.silvia-alfaras.com

Artículos Relacionados

www.silvia-alfaras.com
InfinityInner

COM_PAYPLANS_LOGGER_CRON_START