Lunes, 25 Junio 2018

Textiles inteligentes al servicio del sector hospitality @resuinsa

Con este sistema se verifica y controla la trazabilidad de las prendas, se mejoran los procesos, se evitan errores y se disminuyen coses

La innovación en el sector hospitality se ha convertido en una apuesta de las empresas para mantenerse a la vanguardia de las últimas novedades tecnológicas, entre las que se encuentra la introducción de los textiles inteligentes para conocer y controlar la trazabilidad de los artículos. Para ello se debe realizar el montaje de una instalación RFID que consta de tres partes: los TAGs, un software y un hardware.

Concretamente, un TAG es un chip incorporado a la prenda en una especie de “lentejuela” que lleva integrada una antena. Sería como el ADN de cada prenda, ya que cada uno de ellos tiene un número o código que lo identifica con un cliente. Los TAGs han evolucionado y cuentan con dos opciones, el tag y la etiqueta-tag. Estos chips, que emplean la tecnología RFID-UHF, deben ser resistentes a los lavados industriales y a los productos químicos a los que son sometidas las prendas, así como a las altas temperaturas de los planchados.

En cuanto al hardware, la instalación consta de un arco; una cabina, donde se realizan lecturas masivas de artículos y se pueden pesar; un equipamiento especial para la lectura de paquetes; y una PDA.

Mientras, el software se encarga, principalmente, de controlar las entradas y salidas de los artículos. Entre sus funcionalidades se encuentra la facilidad que posee para la identificación, localización, trazabilidad y gestión de artículos; la integración transparente de datos con el sistema de gestión de la empresa; la generación de informes por clientes o artículos; la detección de errores en cada uno de los procesos; o la gestión de la trazabilidad de cada una de las prendas, lo que permite su control por pérdida, desgaste, rotura.

Una instalación idónea para hosteleros y lavanderos

Por todo ello, esta instalación de textiles inteligentes resulta idónea para la relación entre hosteleros y lavanderos. Su funcionamiento resulta sencillo: Resuinsa, que se encarga de suministrar los textiles inteligentes con TAGs incorporados, proporciona las prendas al hotel. Este recibe y realiza el inventario de artículos, cuya información sube a la nube, donde se almacena y gestiona.

El establecimiento envía los textiles a la lavandería, la cual, con esta tecnología, puede subir la información pertinente a la nube. De esta manera, el sistema también permite ahorrar tanto en tiempo como en personal a la hora de contar y controlar las existencias.

Si la instalación para textiles inteligentes se encuentra en el hotel y es este el que gestiona el lavado, también lo puede realizar a través de lavanderías que no tienen el sistema o lava las prendas en su propia lavandería. Igualmente, con esta tecnología puede controlar y verificar la trazabilidad de la ropa.

Asimismo, los hoteles pueden ser víctimas de pérdidas que no son derivadas del proceso entre el establecimiento y la lavandería y que pueden distorsionar la base de datos: huéspedes que se llevan género o empleados que lo sustraen. Por tanto, existen un par de opciones para controlar estos extravíos: una alfombra antirrobo que está equipada con un lector de tecnología RFID y una antena colgada en el techo capaz de leer espacios más altos de 3,5 metros.

En definitiva, se trata de una pequeña inversión que ofrece innumerables ventajas al sector hospitality y cuenta con lo que necesita de forma integral. Una serie de beneficios que, gracias a la apuesta por el I+D+i que desarrolla Resuinsa, ayuda a impulsar al sector hospitality para que siga creciendo día a día y a mejorar la calidad de sus procesos. Este tipo de tecnologías debe quedar certificada y avalada por institutos y organismos tecnológicos de prestigio para que el propio cliente sepa que detrás ha habido un control y una investigación previa real y garantizada.    


Artículos Relacionados

InfinityInner

Cron Job Starts